Blog

El minimalismo en los objetos

En el post «¿Qué es el minimalismo?» , vimos que el minimalismo es quedarse con las cosas, los planes y los pensamientos que nos ayudan a tener una vida que nos aporte valor y que nos acerque a nuestros objetivos y metas. En este post vamos a ver un aspecto importante en el que podemos aplicar el minimalismo: el minimalismo en los objetos.

En este post os explicaré el concepto del minimalismo en los objetos, los beneficios y cómo empezar a desechar cosas.

Para que entendamos cuál es el concepto de quedarnos con lo que nos aporta valor en nuestra vida y desechar lo que nos sobra, voy a poner unos ejemplos:

Quieres tener una dieta saludable, pero en tu cocina hay dulces, patatas de bolsa, refrescos, etc. ¿Te aporta valor?, ¿te acerca a tus metas y objetivos de vida? Ser minimalista en este aspecto sería deshacerte de estos «alimentos» y llenar la despensa de frutas, verduras y alimentos sanos.

Tienes el armario lleno de ropa, pero mucha de ella está desgastada, te queda pequeña o grande o no te la pones mucho porque no encaja con tu estilo. ¿Te aporta valor en tu vida?, ¿está acorde con lo que te gusta? Ser minimalista sería deshacerte de la ropa que realmente no te pones a menudo y quedarte con lo que necesitas y te encanta.

Eres una persona a la que gusta dedicar tiempo a la familia, pero tienes los muebles y estanterías llenas de objetos de decoración, fotos y libros y tienes que dedicarle mucho tiempo a limpiar. Eso hace que te agobies, porque o estás con la familia y no tienes la casa limpia como te gustaría o te dedicas a limpiar y no le dedicas el tiempo que te gustaría a la familia. ¿Te aportan valor esos objetos?, ¿te acercan a la vida que quieres tener? Ser minimalista sería reconocer que, con menos cosas, tendrías más tiempo para dedicarle a tu familia.

Eres una persona con una enfermedad que te impide hacer todo lo que quisieras o eres una persona mayor a la que ya las fuerzas no le acompañan para limpiar, y tienes la casa llena de cosas o estanterías altas donde no llegas. ¿Te aporta valor?, ¿te ayuda en tu vida? Ser una persona minimalista sería deshacerte de todos los objetos que sobran y no tener cosas altas para poder tener la casa limpia y vivir más tranquilamente, sin agobios innecesarios.

Con estos ejemplos hemos visto lo que significa quedarse con lo que aporta valor y también hemos visto algunos beneficios, pero vamos a ver ahora más a fondo los beneficios de ser personas minimalistas.

BENEFICIOS DE SER MINIMALISTAS EN LOS OBJETOS

Tener pocas cosas tiene muchos beneficios, por destacar algunos:

  • Ayuda a tener la casa más ordenada y limpia. Si quieres saber la relación entre el minimalismo y el orden haz clic aquí.
  • Ayuda a la concentración. Si estamos haciendo alguna tarea, cuanto más despejado tengamos el espacio, más fácil nos será concentrarnos.
  • Tienes más energía. Al tener menos cosas que ordenar, limpiar y mantener, consigues energía para realizar otras actividades o, simplemente, ir más descansado.
  • Menos estrés. Los espacios despejados y ordenados dan calma mental y visual.
  • Más tiempo. Al tener que dedicarle menos tiempo a la casa, ganas tiempo extra.
  • Ayuda a otros. Al deshacerte de cosas a las que no le das uso y las donarlas puedes ayudar a otros.
  • Consigues dinero extra. Si vendes las cosas que no usas, puedes ganar algo de dinero.
  • Ser más feliz. La publicidad nos hace creer que la felicidad va en relación a las cosas que tenemos o compramos, nada mas lejos de la realidad. Adquirir cosas nos da una felicidad pasajera. Cuando tienes lo que necesitas, consigues esa felicidad porque acabas centrándote en lo verdaderamente importante.

Cómo minimizar las posesiones

Los grandes problemas que nos encontramos cuando queremos empezar a desechar cosas son el apego, el miedo a necesitar cosas y no tenerlas o el miedo al qué dirán.

En otro post explicaré más detalladamente cómo empezar a deshacernos de cosas. Pero, os voy a dar, a continuación, algunas pinceladas para que podáis empezar.

El tema del apego es algo que hay que ir trabajando y, casi sin darnos cuenta, nos será mucho más fácil.

¿Cómo empezar?

  1. Empieza a deshacerte de los objetos a los que tengas menos apego. Si empezamos a tirar cosas de la caja de los recuerdos será mucho más difícil y nos desanimaremos. Empieza por las zonas de menos apego, como la cocina o el baño (a no ser que seas cocinera o peluquera). Lo importante es que elijas las zonas más fáciles para ti y poco a poco vayas a las zonas con más apego.
  2. Desecha lo que hace tiempo que no usas. No te engañes, lo que llevas una año sin usar difícilmente lo echarás en falta.
  3. Desecha lo que no te encante. ¿Por qué tener cosas que no te encanten? De lo que se trata es de tener las cosas que nos hacen felices.

Con estos tres puntos sé que desecharás bastantes cosas, lo importante es empezar con cosas fáciles.

Ánimo, ¡a por una casa minimalista que te aporte valor!

¿Me dejas en los comentarios lo que has logrado sacar de tu casa y cómo te has sentido?

Foto de Bench Accounting en Unsplash.Dupdo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *